jueves, 29 de diciembre de 2011

~ RHS 2 ~ (BJ's Fanfic)

~ Capítulo 2.12 / 36: Solamente tú ~

(  N a r r a  A u d r e y  )

 Se me paró el corazón. A Billie sí le importaba, había venido al estudio sólo para apoyarme. Lo veía en sus ojos.
- ¿Qué haces aquí? - tartamudeé.
- Lo mismo que tú, - se sentó a mi lado y me rodeó con su brazo - aclarar las cosas.
 Le sonreí felizmente y le di un pequeño beso en los labios.
- Audrey es la mujer de mi vida, no la cambiaría por nada. - comenzó Billie - Ella giró mi mundo en muy poco tiempo, me llenó de emociones y no hizo más que enriquecer mi vida. Ayer fui un poco duro con ella al decirle que no se preocupara por las cosas que decía la prensa, pero la realidad es que a mí me dolieron muchísimo más que a ella. No sólo estaban tratando la muerte de mi hija como si fuera un tema sin importancia, sino que se metieron con la mujer de mi vida. - en ese momento mis ojos empezaron a llenarse de lágrimas, Billie podía ser tan profundo. - Audrey nunca hizo nada malo, y si alguna vez estuvimos peleados, eso ya forma parte del pasado. Si yo les caigo bien, si me admiran o lo que mierda sientan por mí, también siéntanlo por ella, porque estamos juntos en esto.
 Sin prestar atención en que estaba en televisión internacional le acaricié el rostro a Billie y me lo quedé mirando maravillada durante unos segundos. Me estiré para besarlo, y él se inclinó hacia mí. Nos dimos el beso más tierno y sincero de todos, diciéndonos muchísimas cosas en silencio, a través del tacto de nuestros labios.
- Te amo - le susurré cuando dejamos de besarnos.
- Y yo a ti.
 El resto del programa fue genial. Fuimos nosotros mismos, ya sin ningún antifaz. Y hablando de eso... en un momento a Billie se le ocurrió abrir la boca.
- Audrey me enamoró hasta tapándose la cara - dijo riendo - ¿Recuerdan a Jamie Hills?
- ¡Cómo olvidarla! - dijo Larry.
- ¡Era sensacional! - acotó Joey. - ¿Tenemos algún video?
 De repente la gran pantalla del estudio mostró a aquella jovencita misteriosa cantando "Make Me Wanna Die", imponiendo rebeldía y ganas de hacer música en el escenario. Luego de ver parte del video seguimos con la charla.
- ¿Qué pasa con ella? - preguntó Larry intrigado. Entrecerró sus ojos como si estuviera estudiándome y al cabo de unos segundos lo comprendió todo - ¡No me digan que...!
- Sí. - dije sonrojada - Yo soy Jamie Hills.
 Nadie podía creerlo, se hizo un silencio aterrador y yo no sabía como hacer para no sentir la vergüenza más grande de mi vida.
- Amé a Jamie Hills desde el primer momento en que la vi, sin saber que era Audrey. Como dije, amo a esta mujer con todo mi corazón. - la presión desapareció y todos parecieron ponerse felices, incluso el público.

(  F i n  D e l  C a p í t u l o  1 2 / 3  6  )

~ RHS 2 ~ (BJ's Fanfic)

~ Capítulo 2.11 / 35: Lo siento ~

(  N a r r a  B i l l i e  )

"Llegaré tarde hoy, no me esperes. Necesito hacer algo para Rolling Stone, cuídate"

 Traté de llamarla pero tenía el celular ocupado. Como sea, estar unas horas separados no nos iba a hacer mal. Decidí prender la televisión, en más o menos una hora empezaba Highway to Hell, y no iba a perdérmelo.

(  N a r r a  A u d r e y  )

 Cuando me dijeron que en cinco minutos salía al aire se me hizo un nudo en el estómago. ¿Cómo tomaría Billie que estuviera allí? No creo que muy bien, pero tenía que hacerlo. No me gustaba que se metieran con mi vida, mucho menos con Jinny.
- ¡Muy bienvenidos al programa de hoy! - saludó uno de los presentadores - Yo soy Larry.
- ¡Y yo soy Joey! - dijo el otro - Hoy, tenemos una invitada muy especial.
- Contándonos cada detalle de sus últimas viviencias, ¡Audrey Banks!
 Caminé hacia los sillones donde iban a entrevistarme y saludé a los conductores.
- Bueno, Audrey, ¿por dónde quieres empezar? ¿Hay algo que necesites descargar?
- Sí, - suspiré - quisiera dejar en claro varias cosas, pero pregúntame, creo que mi descarga va  a durar toda la entrevista.
- Primero que nada - comenzó Larry - ¿Cómo llevaron Billie y tú lo de Jinny?
- Fue difícil al principio, muy difícil. Nos hicimos muchas expectativas y verdaderamente nos desgarró el corazón saber que Jinny estaba muerta.
- ¿Cómo pasó todo tan repentinamente? - preguntó Joey - ¡Ya estabas de nueve meses!
- Intoxicación alimenticia. - suspiré - De todos modos, no quiero entrar en detalles, todavía no estoy cien porciento segura de por qué causa haya sido.
- ¿Y cómo fue la vida en la pareja después de la tragedia? No debe ser fácil - Larry me miraba comprensivamente.
- Nos costó. En la primera etapa yo estaba muy deprimida, luego se me dio por hacer el papel de novia ejemplar, cuando Billie y yo sabíamos muy bien que a mí no me gustaba la vida de la típica pareja de la estrella de rock que tiene como única meta hacer feliz a su novio.
- ¿Entonces no te gusta hacer feliz a Billie? No entiendo. - preguntó Joey algo extrañado.
- ¡No! - reí - Hacer feliz a Billie es lo que más me gusta... pero a lo que me refiero es que no puedo vivir para él, como él tampoco puede vivir para mí. Por más que nos amemos no podemos pensar sólo en nuestra relación. Ambos tenemos nuestras profesiones y las difrutamos muchísimo.
- Sin embargo mucha gente dijo que Billie se desvió mucho de Green Day en los últimos tiempos debido a ti.
- Ahí quería llegar. - tomé aire y empecé a hablar ser Taiamente, segura de mis palabras - Billie y yo perdimos una hija, vino al mundo muerta, sin vida. Tal vez para mucha gente sea algo que se olvida en dos semanas, pero a mí me tomó, y me sigue tomando tiempo, aunque sea poder cubrir esa herida .Todos los días, cuando me levanto, paso por el cuarto que iba a ser de ella y rompo en llanto, y a Billie le pasa igual. - hice una pausa para tomar aire - Con respecto a su carrera, exceptuando las dos primeras semanas después de nuestra pérdida, no faltó a un solo ensayo ni grabación de Green Day, no entiendo por qué dicen que yo lo absorbo, no soy yo... fue la situación que hizo que Billie no estuviera tan feliz como otras veces. Tratamos de ser fuertes, pero hay veces en las que no podemos.
- Te entendemos, Audrey. Cuando leímos las críticas de los periódicos pensamos ¡¿pero qué rayos?! ¡Acaban de perder una hija! - comentó Larry.
-´También lo pensé y me molestó muchísimo. Igualmente creo que lo merezco... - suspiré - Yo dije cosas horribles de Billie hace unos meses atrás para tener éxito en Rolling Stone.
- Nadie se merece que la traten de esa forma. - Al escuchar esa voz en el estudio los conductores, yo, el equipo y todo el público presente se volteó para constatar lo increíble.
- ¡Billie! - dije en un suspiro.

(  F i n  D e l  C a p í t u l o  2.11 / 3 5  )

miércoles, 28 de diciembre de 2011

~ RHS 2 ~ (BJ's Fanfic)

~ Capítulo 2.1O / 3 4: El precio de la fama ~

(  N a r r a  A u d r e y  )

 A la mañana siguiente desperté bastante confundida. Billie me rodeaba la cintura y dormía encima de mi hombro. Me despegué de él lo más sigilosamente que pude y me preparé para ir a trabajar.
 Cuando salí a la calle varios paparazzis me rodearon. No iba al trabajo en auto, quedaba muy cerca y me gustaba caminar por las mañanas, pero esta vez me había jugado en contra. Ni me dejaban caminar y me tenían aturdida.
- ¡A ver! ¿Qué pasa aquí? - dijo alguien tomándome de la mano. - ¡No se metan con mi hermana!
 Mike me sacó de la multitud de cámaras y nos subimos a su auto.
- ¿Dónde está Armstrong? - preguntó preocupado.
- Durmiendo, seguramente. - dije con un evidente tono enojado.
- ¿Discutieron?
- Sí, - dije con el llanto atravesado - ni le importó todo lo que la prensa dijo sobre mí. Él está acostumbrado, o al menos dice eso, pero por poco me tratan como si fuera una oportunista.
- Cálmate, trataré de hacer entrar en razón a Billie... Mira, ¡ya llegamos! Y Rolling Stone sigue libre de paparazzis, al menos por ahora.
 Le agradecí a Mike y fui hacia mi oficina. A los pocos minutos Angela entró y se sentó a charlar conmigo.
- ¡De verdad que esta gente es horrible, Audrey!
- Lo sé, se metieron con lo que más me duele: Jinny y Billie.
- Me imagino lo furioso que debe estar.
- No te creas, se lo tomó como algo natural. - dije con una ira evidente.
- ¡Los hombres son todos iguales!
- Pero esto sí que me dolió. No puedo creer que Billie me haya hecho esto... él es el hombre que amo.
- Bueno, si él no se preocupa por ti, ¡yo lo haré! "Highway to Hell", el nuevo programa de televisión, quiere hacerte una entrevista esta misma noche.
- ¡¿Qué?! ¡¿A mí?! ¡¿Billie ya sabe algo?!
- ¡No, boba! La entrevista es tuya, no de él. Quieren hablar exclusivamente contigo.
- ¡Eso es genial! Me dejará aclarar algunas cosas, pero antes... Billie no va a dejarme, mucho menos después de lo que le hice... Las cámaras no son para mí.
- ¡Vamos, no seas necia! ¡Es tu oportunidad para aclarar todo!
- Tienes razón. Después del trabajo me iré directamente al estudio de televisión. Le diré a Billie que no se preocupe por mí en un mensaje de texto y aclararé todo.

(  F i n  D e l  C a p í t u l o  2.1O / 3 4  )

~ RHS 2 ~ (BJ's Fanfic)

~ Capítulo 2.O9 / 33: El imperio de Audrey... en llamas ~

(  N a r r a  A u d r e y  )

- ¡Gracias al cielo! - exclamó Billie - ¡Al fin es viernes!
- Parece que no hubieras tenido sexo en toda tu vida, Joe. - le dije un poco preocupada.
- ¡Pero es que contigo es diferente! ¡No me puedo resistir!
- Bueno, Billie, entonces comencemos...
 Luego de hacerlo por más de cuatro horas, Billie volvió a sus hábitos de hablar al temrinar.
- ¿Cómo te fue en el trabajo? - me acariciaba el cabello - Hoy de la emoción porque empieza el fin de semana ni me acordé de preguntarte.
- Me va muy bien, gracias. Ya tengo programadas tres entrevistas, dos informes y una crítica para la próxima semana, ¡tengo muchísimo trabajo!
- Vas a poder llegar, o sino te ayudo así terminas con tus cosas rápido y tenemos tiempo para...
- ¡Billie!
- Bueno, lo lamento.
 Nos quedamos dormidos y nos despertamos después del mediodía.
- ¿Qué hora es? - me preguntó Billie medio somnoliento. - Ya deben ser más de las doce... - bostezó.
- Son las tres de la tarde... - bostecé - ¿Crees poder cocinar tu?
- No, no quiero. - se resfregó los ojos. - Vayamos a comer.
- De acuerdo.
 Billie y yo nos pegamos un baño y después nos cambiamos. Estabamos rumo al restaurante cuando un par de cámaras nos pararon.
- ¡Billie, Audrey! ¿Cómo se sienten al respecto de la muerte de Jinny? - me puso el micrófono cerca de los labios - ¿Saen la causa? - se lo puso a Billie.
 Yo volví al estado de shock de hace unas semanas atrás y Billie se dio cuenta. Miró con cara mala al periodista y puso la mano en la cámara para taparla, gritando un furioso "No vamos a dar declaraciones". Yo había comenzado a llorar y él me abrazaba, mientras caminábamos apresurados. Escuché que nos tomaban un par de fotos.
 El domingo Billie y yo estábamos en todas las tapas de los periódicos. Le pedí que los encargara todos, quería leer lo que esa gente escribía sobre mí.
 Hasta hace unos meses atrás había habido una disputa entre si yo era lo mejor para Billie o no, pero generalmente todas las revistas y periódicos nos deseaban la mayor suerte. Por lo que había escuchado en las noticias, esta vez era distinto.
 "Billie Joe y Audrey en su peor momento" "Audrey Banks, ¿un nuevo problema en la vida de Billie?" "Billie y Audrey, la pareja del momento en crisis" "Audrey Banks, ¿posible nuevo embarazo?"
- No les hagas caso, Audrey. Si yo me hubiera preocupado por cada crítica mala que me hicieron tendría mi autoestima por el suelo.
- Pero tú eres Billie Joe, ya tienes el amor de la gente ganado. Tengo miedo de que me odien... de que piensen que no puedo ser lo mejor para ti...
- ¿Y eso? Lo importante es que yo te amo.
- Al menos quiero saber qué dijeron estos estúpidos.
" Audrey Banks ha demostrado ser más de un problema en la vida de Billie Joe Armstrong, vocalista de Green Day, y todos estamos preocupados que acapare demasiado la atención de su novio..." "... Con la reciente pérdida de su hija, a la que iban a llamar Jinny, pareciera que Audrey aprovecha ara absorver a Billie y alejarlo cada vez más de Green Day..." "... Con una mujer tan quisquillosa como es Audrey Banks, el cantante apenas tiene tiempo para él..."
- ¿Quisquillosa? ¡Se me murió una hija, reverenda puta! - grité arrojando el último periódico fuertemente sobre la mesa - ¡Parece mentira! ¡Eso lo escribió una mujer!
- Ya cálmate, por favor. - dijo Billie restándole importancia.
- ¡¿Cómo quieres que me calme?! ¡Para ti es fácil, faltaba un párrafo para que te pongan en un pedestal!
- ¡Basta, Audrey! Te comportas como una niña... Hay veces que... nada, olvídalo.
- ¡¿Hay veces que qué?! ¡¿Que hubieras preferido que Jamie Hills fuera la princecita punk que aparentaba y que nunca hubiera estado embarazada?! ¡Vamos, dilo!
- ¡No estoy diciendo eso!
- ¡Entonces dime algo al respecto de todas estas cosas que escribieron sobre mí! Cuando yo estuve mal salí a defenderte e hice público mi error, arriesgándome al odio de millones de personas. ¡Pero te amaba, Billie, y te amo! ¡Si en verdad me amas tendría que dolerte lo que me pasa!
 Salí corriendo hacia mi habitación y me acosté a dormir. No tenía ni ganas de ver a Billie.

(  F i n  D e l  C a p í t u l o  O9 /  3 3  )

~ RHS 2~ (BJ's Fanfic)

~ Capítulo O.8 / 3 2 ~

(  N a r r a  A u d r e y  )

- ¡Jamie Hills! ¿Cómo has estado? - me dijo cálidamente Angela cuando entré en su despacho.
- ¡Angela, tengo tantas cosas que contarte! No me lo vas a creer...
- Bueno, los medios ya se enteraron. No te llamé porque pensé que querías un poco de intimidad. En estos días estuve pensando mucho en ti, ¿ya estás mejor?
- No voy a decirte que no sigo dolida, es como si me hubieran arrancado una parte del corazón, pero Billie tiene razón, debo hacer algo con mi vida.
- ¿Siguen juntos?
- ¡Por supuesto! En este tiempo de dolor creo que nos unimos más que nunca, por más que hayamos tenido algunos altibajos...
- ¿Sabes por qué Jinny nació... muerta?
- Si te lo digo no vas a creerme...
 Le conté todo, aunque le dije que la certeza al 100% no la tenía, no se me ocurría otra persona capaz de hacerme eso, y yo me cuidaba muchísimo en las comidas.
- ¡Es una perra, una reverenda...!
- Lo sé, Angie, lo sé. - le dije conteniendo la ira.
- ¡Tenemos que hacer algo!
- ¿Y qué podemos hacer? - suspiré.
- Se me ocurren muchas cosas. - dijo con su típica cara diabólica.
- Angie, antes de que trames cualquier venganza, quiero decirte a qué vine, ya no me aguanto.
- Dime, ¿qué necesitas?
- ¡Quiero mi trabajo de vuelta! Por el momento no quiero afrontar otro embarazo y tengo que estar ocupada en algo.
- ¡Pero claro! No tenemos tantas entrevistas con los reyes de la música desde que te fuiste, es como si escaparan de la revista, ¡bienvenida nuevamente!
- ¡Gracias, Angie! Esto va a ayudarme mucho.
- ¿Billie está de acuerdo?
- Sí, él mismo me lo propuso. Me había puesto un poco ninfómana con él y creo que ya lo tenía cansado de estar todo el día sin hacer nada - dije poniéndome colorada.
- ¡Audrey! - rió.
- Canalizaba toda mi angustia y energía en el sexo... era extraño.
 Angela y yo nos quedamos charlando el resto de la tarde, mientras yo hacía una crítica de algunas bandas que recién estaban surgiendo. Distraerme era bueno, Billie tenía razón.

(  N a r r a  B i l l i e  )

 Llegué a casa luego de un largo día de ensayo. Tenía la garganta que no me daba más y lo único que quería hacer era tomarme un gran vaso de agua. Al entrar vi a Audrey mirando la televisión. Estaba vestida, y apenas se había dado cuenta de que llegué. ¡Volvía a ser la misma, gracias Dios mío! Me acerqué a ella por detrás y le toqué los pechos.
- ¡Ay, Billie! ¿Qué haces? ¡Si serás pesado!
- ¡Gracias, de vuelta, gracias! - dije mirando hacia el techo.
- ¿Qué rayos te pasa?
- ¡Eres mi hermosa Audrey de vuelta! - me tiré en el sillón y empecé a besarla - Ahora dime una sola cosa para constatarlo, ¿quieres que vayamos a hacer el amor?
- Primero, estoy cansada - dijo apartándome - Segundo, todavía tienes que cenar...
- ¿Comida afrofiscíaca?
- ¡Una pizza comprada y te conformas!
- ¡Como te amo! - le di besos en toda la cara.
 La vi distinta, estaba feliz. Durante la cena se la pasó haciendo chistes y bromeando. Vi un destello en sus ojos, ese destello que la caracterizaba.
- ¿Cómo te fue hoy en Rolling Stone? - le dije mientras comíamos.
- ¡Me aceptaron, Billie! ¡Vuelvo a trabajar en Rolling Stone! - tenía la mirada de una niña pequeña con un nuevo juguete.
- Te felicito - la tomé de la mano fuertemente - Sabía que ibas a lograrlo.
- ¡Vamos! Si no fuera por ti nunca habría conseguido ese trabajo. Si no fuera por ti no hubiera conseguido nada. - me miraba a los ojos llena de amor, nunca antes me habían mirado así.
- Pero gracias a tu desempeño no te despidieron ni aunque yo lo haya pedido, ¿no te parece que así demuestras todo el talento que tienes? ¡Todo el mundo se muere porque lo entrevistes!
- Sigo pensando que es gracias a ti - me besó la mano.
- Nunca voy a olvidar cuando Jamie Hills se presentó en el evento de la revista. ¡Esa chica me hipnotizó! Había algo en ella que me atraía, y todo ese tiempo fuiste tú.
- Todavía recuerdo cuando entraste en mi oficina - le dije sonrojada - ¡No sabía cómo hacer para que no te dieras cuenta!
- No entiendo qué es lo que le vi a esa chica. Esta bien, eras tú, pero no lo sabía... Aún así... ¡Ay, esto es muy complicado para mí! ¡Consíguete un antifaz y vayamos a hacer el amor!
- Ni lo sueñes, Joe. Tengo que despertarme temprano mañana. - se levantó con la intención de lavar los platos sucios pero la tomé entre mis brazos y la subí sobre mis piernas.
- ¡Sólo un poco! - la besé.
- ¡No! Ya tuviste demasiado en este tiempo.
- ¡Pero Billie quiere más! - le dije con voz de bebé.
- ¡Billie va a tener que aguantarse hasta el fin de semana!
- Recién es martes - le dije preocupado.
-  O hasta que me acostumbre al nuevo horario. - me besó.
 Poco a poco nuestras vidas iban volviendo a tomar color.

(  F i n  D e l  C a p í t u l o  O 8 / 3 2  )

~ RHS 2 ~ (Billie Joe Fanfic)

~ 2.O7 / Capitulo 31: Adicción ~

(  N a r r a  A u d r e y  )

 Volver a estar sexualmente activa con Billie me había hecho sentir mucho mejor. Era la única distracción que me hacía sentir mejor. Cada vez que el cruzaba el umbral de la puerta aparecía frente a él con poca ropa y terminábamos en la cama lo que quedaba del día.
 Al principio Billie estaba super feliz, pero con el pasar de los días pareciera como si le cansara.
- ¿Qué has hecho hoy? - me preguntó un día bastante serio mientras se sacaba el abrigo.
- Pensar el ti - le dije mirándolo desde la cama, rodando de una manera sexy.
- Audrey, te lo voy a decir sin rodeos. No sé qué mierda te pasó pero pones todas tus energías en el sexo, y ya me está cansando. ¡Tienes que hacer algo de tu vida!
- ¿Y qué puedo hacer, Billie?
- ¡Volver a Rolling Stone, por ejemplo!
- No quiero, Billie... - le dije fastidiada - Ya me fui, no voy a volver.
- ¡No puedes estar todo el día pensando en cómo hacerme el amor cuando llegue!
- ¡¿Por qué no?! ¡¿Acaso no es lo que todo hombro quiere?!
- No, al menos yo no quiero eso. - me dio un beso en la mejilla y se fue a la cocina.
- Cociné tortilla, tu favorita - le dije entrando.
- Audrey... - suspiró. - No quiero que te pases todo el día encerrada sin nada que hacer, sólo cocinarme y pensar en hacer el amor conmigo. Quiero que vuelvas a trabajar, o que tengas algún pasatiempo. Sé que la herida de Jinny no se te fue todavía, y estar sin ninguna ocupación te va a hacer peor. Ventílate un poco.
- Tienes razón - suspiré - Mañana hablaré con Angela. Espero que no tenga problema en que vuelva a la reivtsa.
- Estoy seguro de que vas a lograrlo - me sonrió.
- No vas a llamar a Jackson, ¿o si?
- No. Eres lo suficientemente capaz de conseguirte el puesto sola. - me besó y se sentó a comer. - Está delicioso.

 (  F i n  D e l  C a p í t u l o  O7 / 3 1  )

~ RHS 2 ~ (BJ's Fanfic)

~ Capítulo O6 / 30: Depresión ~

(  N a r r a  B i l l i e  )

 La situación era preocupante. No se levantaba de la cama para otra cosa que no fuera ir al baño. Ya hasta me había olvidado de la existencia de Green Day, no podía dejarla sola. De noche, cuando me acostaba junto a ella, pensaba "todo estará bien, mañana cuando despiertes esto será sólo un mal sueño". Pero no era así. Despertaba con Audrey en mis brazos, que incapaz de estar dos segundos sin llorar, y me partía el corazón. Trataba de calmarla, pero cada día se ponía peor.
 Cuando enterramos a Jinny, Audrey quiso ver el cadáver. Eso la dejó diez veces peor. Ya ni siquiera me hablaba y era un esqueleto vivo. Había perdido como diez kilos.
 Un día decidí poner alto a esta situación. No podía pasarse el resto de su vida así. Yo también estaba afectado, y mucho, pero había que mirar hacia adelante. Si no entendía por las buenas, iba a entender por las malas.
 Fui hasta nuestra habitación y me planté frente a la cama. Ella levantó la vista y se asustó al ver mi expresión seria.
- ¿Crees que a Jinny le gustará verte así desde donde esté? - le pregunté seriamente.
- Pero yo... - sollozó.
- ¡Pero nada! ¡Te la pasas diciendo que Jinny llegó para unirte a mí, no logres que nos separe!
- ¡No, Billie, no! - se levantó de la cama apresuradamente y me abrazó. - Lo lamento...
- A lo que voy es a que debes mirar hacia adelante, sólo así vas a conseguir la felicidad. La noticia de que Jinny murió fue la peor que me dieron en toda la vida, pero aún así mantengo la esperanza de volver a ser feliz.
- Nada va a llenar ese vacío...
- Claro que no, pero debemos mantenernos juntos y tratar de salir adelante.
 No voy a decir que desde ese día fue un cascabel, pero por lo menos ya comía normalmente y no se la pasaba todo el día en la cama llorando. Lloraba, sí, pero sólo dos o tres veces al día. Poco a poco volvió a recuperar el peso y el color de la cara. Pasados dos meses de la muerte de Jinny ya tenía mucho de la vieja Audrey, no estaba siempre saltando de felicidad, pero trataba de sentirse mejor.
- Billie, he estado pensando... - me dijo una noche mientras veíamos una película - Desde que  nos peleamos que no hacemos el amor.
 Me sorprendió bastante. Ni lo había pensado. Es decir, cuando volvimos a estar juntos ella estaba embarazada y en lo que menos pensábamos era en el sexo. Después, con todo esto de Jinny, ni se me había cruzado por la cabeza acostarme con ella.
- Es cierto, ¿quieres...?
- Sí.
 Creo que nunca antes fui tan sincero con una chica. Esa noche le transmití todo el amor que sentí por ella, así como hizo conmigo. Pasamos horas y horas mimándonos, hasta que no pudimos más. La noté un poco mejor, aunque todavía no se le iba la expresión de tristeza de los ojos. Cuando terminamos la abracé por la espalda y se la llené de besos.
- Que descanses... - le susurré.
- ¿No quieres hablar como antes? Siempre te gustaba conversar.
- No hay nada que decir, ya lo sabes todo sobre mí... - la miré con una sonrisa pícara - Además corro el riesgo de que vayas a contárselo a Rolling Stone.
- ¡No digas eso! Sabes que estoy arrepentida.
- Lo sé, lo sé y te amo. - la callé de un beso y nos quedamos dormidos.

(  F i n  D e l  C a p í t u l o  O6 / 3 0  )

~ RHS 2 ~ (BJ's Fanfic)

~ Capítulo 2.O5 / 29: Tragedia ~

(  N a r r a  B i l l i e  )

 Cuando Audrey y yo descartamos todos los posibles accidentes en la alimentación llegamos a la conclusión de que debía haber sido Adrienne, ¿pero cómo culparla? No teníamos pruebas. Lo único que podía llegar a servirnos era la cinta de seguridad del hotel, pero no probaba nada.
 Decidí pasar la semana que le quedaba a Audrey pegado a ella. Estaba destruida, nunca había visto a alguien tan deprimido. Se la pasaba todo el día llorando y le costaba muchísimo comer. Cada segundo se acariciaba el vientre, como si así estuviera mimando a Jinny. Casi no hablaba, había perdido peso y no quería ver a nadie más que no fuera yo.
 Yo también estaba tristísimo, desde la muerte de mi padre no sentía nada igual, pero debía demostrar un poco de optimismo por ella. Parecía que se iba a morir de la angustia.
- Volverás a quedar embarazada y no dejaré que nada te pase, lo prometo.
- No quiero otro bebé, ¡la quiero a ella! - gritaba llorando.
- Eso es imposible, por más que me duela.
 La última noche Audrey logró calmarse un poco - aunque seguía en un estado de shock - y se sinceró conmigo.
- Billie, tal vez no lo entiendas pero Jinny era todo para mí. La única familia de sangre que me quedaba era mi abuela, que falleció cuando tenía 22 años. Mi bebé era lo único que tenía que llevaba mi sangre...
>> Cuando estuvimos separados la única companía que tenía de noche era Jinny. Me abrazaba a mí misma para abrazarla a ella. Y hay que reconocer que fue gracias a ella que nos reconciliamos, sino aquella noche cuando me encontraste en el evento te hubieras ido despecionado porque Jamie Hills era un invento... Yo no sólo me siento mal por la muerte de Jinny, sino también porque era como un angelito para mí, siempre me hacía feliz.
 Escucharla me partió el corazón. La abracé y me puse a llorar con ella.
- Te amo, te amo con todo mi corazón - le susurré - Ya nada ni nadie va a separarnos, ¿entiendes?
 Al llegar al apartamento Audrey rompió el llanto. Estaba lleno de juguetes de bebé, sillitas de comer y muebles infantiles. Lo había olvidado. Estas últimas dos semanas eran Mike y Tré los que me prestaban ropa, así que nadie había tocado el apartamento.
- Me voy a la cama - dijo pálida - Quiero descansar un poco de toda esta locura.
- Te sigo, también estoy cansado.

(  F i n  D e l  C a p i t u l o  O5 / 2  9  )

martes, 27 de diciembre de 2011

~ RHS 3 ~ BJ's Fanfic

~ Capítulo O4 / 28: Nuestros dos corazones rotos ~

(  N a r r a  B i l l i e  )

- ¡Doctor! ¡¿Por qué mi hija no llora?! ¡Dele una palmada, así puede aspirar aire! - Audrey le gritaba desesperadamente al doctor. Nunca la había visto tan alterada.
- Cálmate. - la abracé al darme cuenta de las cosas. - Todo va a estar bien. - me hacía el fuerte, pero yo también estaba destruido.
- ¡No puede estar pasándole esto a mi hija, no, no, no! - se agarraba de los pelos y gritaba a más no poder. Estaba desesperada.
- Pero... todos los estudios estaban bien... era un embarazo en perfectas condiciones... esto... - pude ver cómo el médico sostenía el cadáver de mi hija en sus manos.
- ¿Puedo sostenerla? - trtamudeé. - Necestio verla.
 El doctor seguía anonadado. Me dio a la bebé temblando y se quedó hundido en sus pensamientos. Al ver a mi hija sentí que la mayor tristeza del mundo invadía mi ser. Audrey se tapaba el rostro para no verla, iba a ser muy fuerte para ella. Estaba muerta, no había ningún rastro de vida en ella.
 Audrey pasó dos semanas internada. Los médicos decían que en su estado era capaz de cualquier cosa y era mejor que se la controlase. Lo único que hacíamos era estar juntos, abrazados y llorando. Mike, Tré y el resto de los chicos habían venido a visitarnos para darnos el pésame, y aunque les estuvimos muy agradecidos preferimos pasar por esto solos. Nadie entendía el dolor por el que pasábamos.
- ¿Por qué nos pasó esto? - no paraba de preguntar Audrey - ¿Por qué? Jinny llegó para unirnos, estoy segura, si no fuera por ella tú y yo nunca... - estas charlas terminaban con los dos llorando como dos niños con miedo.
 La primer semana se la dediqué exclusivamente al llanto y cuidar a Audrey, pero ya para la segunda quise saber por qué le había pasado eso a Jinny. Por suerte el doctor ya había encontrado la respuesta.
- Una intoxicación, algo que comió que estuviera en mal estado... pero sigue siendo extraño, Audrey se cuidaba muchísimo. Es como si le hubieran dado una bomba de tiempo.
- Iré a hablar con ella, tal vez sepa qué le hizo mal.
 Cuando le conté a Audrey lo que me había dicho el doctor se llenó de ira. Le pregunté por qué y me contó sobre aquella noche en la que Adrienne le había convidado con un batido, ¡ya me las pagaría! ¡Esta sí que no se la perdonaría!

(  F i n  D e l  C a p í t u l o O 4 / 2  8  )

~ RHS 2 ~ (BJ's Fanfic)

~ Capítulo O3 / 27: Malos augurios ~

(  N a r r a  A u d r e y  )

- Me imagino que no te agradará verme, y lo comprendo, pero vengo en son de paz. Mira, te vi saliendo del auto y para demostrarte mis buenas intenciones te compré un licuado en la heladería de en frente. - me lo ofreció y yo lo bebí.
- Está muy rico, gracias Adrienne. Debo decir que me sorprendió verte, pero no tengo nada contra ti por ser la ex de Billie, está todo bien. - me hice la chica "no celosa" y me despedí de ella. La odiaba, pero no podía armar un escándalo. Tenía una vida perfecta, ¿iba a hacerme bien pelearme con ella por el hombre que me amaba A MÍ? No, claro que no.

(  N a r r a  B i l l i e  )

 Era ya la última consulta con el doctor, si todo salía bien nuestra hija nacería dentro de dos semanas, o quizá antes. Audrey no podía esperar, y para ser sinceros, yo tampoco. Pasamos ese tiempo de espera pensando en cómo sería Jinny, qué cosas le gustarían y a quién se parecería. No había otra cosa que ocupara nuestros pensamientos.
 En el momento que Audrey empezó a sentir las contracciones la llevé lo más rápido que pude al hospital. Ella no paraba de quejarse y la entendía. No debía ser fácil atravesar un parto. La tomé todo el tiempo de la mano y no la solté nunca.
- Doctor... ¿puedo presenciar el parto?
- ¡Claro, Billie! Ahora el enfermero va a vestirte adecuadamente.
 Me vistió acorde a los demás y fui lo más rápido que pude con Audrey. Ella estaba muy nerviosa, le dolía muchísimo.
- Tranquila, estoy contigo. - le dije besando su mano.
- No me dejes, Billie, quédate aquí.
 Tuvo mucho tiempo de trabajo de parto, pero por fin lo logró. Cuando vi el cabello negro de Jinny me emocioné, pero la expresión del doctor no era la misma.

(  F i n  D e l  C a p í t u l o  O 3 / 2 7  )

~ RHS 2~ BJ's Fanfic

~ 2.O2 / Capítulo 26: El concierto roto ~

(  N a r r a  A u d r e y  )

- ¡Si hay algo que amo de tus conciertos son los maravillosos hoteles en los que nos alojamos! - me tiré encima de la lujosa cama.
- Y a mí me encanta la maravillosa mujer que me acompaña. - se acostó a mi lado y comenzó a besarme. - ¿Qué estoy diciendo? ¡Mis dos mujeres! - me besó la panza. - ¡A ver cuándo naces, cosita mía!
 Billie y yo nos quedamos un tiempo acurrucados hasta que tocaron la puerta. Eran Mike y Tré. Los hicimos pasar y les preguntamos qué pasaba.
- Sólo pasábamos a saludar, - dijo Mike - ¿podemos quedarnos?
- Claro, - le dijo Billie - todo el tiempo que quieran.
- Sí, claro, hasta que Audrey y tú tengan ganas de hacer sus "cositas" - dijo Tré.
 Billie y yo intercambiamos miradas cómplices.
- ¿Todavía no te acostumbras a la idea de que salgo con tu mejor amigo, Mike? - le dije desafiante.
- No me molesta, pero es extraño. Pensar que una pequeña Armstrong está creciendo en tu vientre me perturba un poco...
 Nos echamos a reír y después de un par de horas fuimos hacia el estadio donde se hacía el concierto.
- ¡Está lleno de gente, amor! - le llené el rostro de besos y lo miré sonriente - ¡Ya sabes, nada de besar chicas en el escenario!
- ¡A la orden, capitana! - dijo saludándome con su mano a la altura de la frente y saliendo al escenario.
 Green Day había empezado a estar entre mis bandas favoritas desde que me relacionaba más con mi hermano, Tré y, por supuesto, con mi amado Billie. Eran fantásticos, brindaban unos shows increíbles y se notaba que amaban a su público. En un momento Billie comenzó a hablar con sus fans, y la verdad es que me sorprendió muchísimo.
- Hace varios días que quiero hacer esto, pero... no tengo la valentía. ¡Audrey, esta canción te la dedico!
 Se me llenaron los ojos de lágrimas y escuché atentamente cada verso de la letra. Era Last Night On Earth. Billie me la estaba dedicando, ¡era genial! Me dieron ganas de correr a abrazarlo, pero recordé que estaba a la mitad del concierto y me contuve.
- Te amo. - le dije besándolo en la limo que nos llevaba al hotel - ¡Te amo como a nadie!
- No más de lo que yo te amo a ti.
 De verdad, mi vida era perfecta. No necesitaba ningun trabajo en Rolling Stone para ser feliz, con Billie tenía todo lo que necesitaba.
 Llegamos a la recepción y veía que Billie estaba muy cansado. Todavía teníamos que solucionar un problema de papeleo que hubo al registrarnos y me dio lástima.
- Ve a la habitación, yo arreglo todo esto. - le besé la mejilla.
- ¡Gracias, preciosa! - bostezó - Estoy como si me hubieran molido a palos!
 Me quedé hablando con el recepcionista y pudimos solucionar todo. Cuando estaba guardando algunas cosas en la cartera una mujer me saludó. ¿Qué hacía Adrienne allí?

(  F i n  D e l  C a p í t u l o  O 2 / 2 6  )

~ RHS 2 ~ (BJ's Fanfic)

~ 2.01 / Capítulo 25: Billie, Billie y solamente Billie ~

(  N a r r a  A u d r e y  )

 La vida con Billie era fantástica. Pasábamos todo el día juntos, no nos separábamos ni un minuto. Lo acompañaba a los ensayos, a los conciertos e incluso me dejaba ir a las grabaciones. Era el novio perfecto. Además me daba todos los gustos y soportaba todos mis antojos. Claro, hay que agregar que la comida no era mi principal necesidad, yo canalizaba por otro lado.
- ¡Ay, Billie, mira esa remera! ¡Es tan hermosa!
- Sí, y costosa también.
- ¡Vamos, eres Billie Joe Armstrong! - le hacía ojitos tiernos y lo derretía.
- Está bien, pero vas a tener que usarla después de bebé porque con esa panza no va a entrarte nada.
- ¡Ya no veo la hora de que nazca!
- Tampoco yo, es como un sueño. Nunca me imaginé formando una familia tan pronto, es decir, luego del divorcio. Recuerda que estás con un viejo de cuarenta años, que ya vivó mucho tiempo. - me dio un beso.
- No estás viejo. Puede ser que tengas cuarenta, pero pareces de mucha menos edad. Es como si cada año que crecieras te pusieras más joven. - le di un beso en la nariz. - ¡Ay, Billie, olvida la remera! ¡Hay un nuevo negocio de ropa en la esquina! - lo tomé de la mano y salí disparando al comercio.
 Billie me paró con su evidente fuerza superior a la mía y comenzó a besarme en el medio de la calle. Fue como un beso de esos de película, donde todo el fondo se pone borroso y lo único que se ve con alta definición son los protagonistas.
- Billie, podrían vernos. - le dije avergonzada
- ¿Y qué? ¿No puedo besar a la mujer que amo cuando yo quiera?
 En eso un paparazzi nos iluminó con el flash de su cámara.
- ¡Billie, Audrey! ¡Una para Rolling Stone!
- Tienes razón, - le dije - tienes todo el derecho del mundo.
 Lo tomé de la bufanda y lo besé aún más románticamente que antes. La gente que pasaba nos miraba con asombro, pero no nos importaba. Éramos felices siendo nosotros mismos.
 Ya había pasado un mes y yo tenía ocho hermosos meses de embarazo. Estaba tejiendo una mantita para nuestra hermosa Jinny - sí, iba a ser una niña - cuando Billie me sorprendió.
- ¿Podemos hablar, preciosa?
- Sí, - dejé el tejido de lado y lo miré - ¿qué pasa?
- Mi agente quiere que este fin de semana toquemos en New York.
- ¡Eso es sensacional, amor!
- Es que yo quiero que me acompañes, no quiero arriesgarme a que tengas el bebé sola.
- Tranquilo, amor, voy a acompañarte. Siempre y cuando no te moleste.
- ¡Para nada! - volvió a besarme como lo hacía siempre y se fue a hablar con los chicos de Green Day para arreglarlo todo.

(  F i n  D e l  C a p í t u l o  2.O1  )

~ Restless Heart Syndrome ~ (Billie Joe Fanfic)

~ Capítulo 24: Feliz cumpleaños, mi amor ~

(  N a r r a  A u d r e y  )

- ¡¿Vas a renunciar?! ¡¿Y qué voy a hacer sin ti?! - Angela se agarraba la cabeza. No podía creer lo que estaba escuchando. - ¡Los famosos nunca estuvieron tan dispuestos a entrevistarse! ¡Desde que estás aquí todos quieren que los entrevistes!
- Lo lamento, pero necesito cuidar a mi bebé.
- Entonces si Billie avala que dejes de trabajar... ¿él y tú van a vivir juntos?
- Supongo. - dije sonrojada.
- ¡Me alegro muchísimo! - me abrazó. - ¿Y qué era ese favor que tanto querías pedirme?
- ¿Puedo hablar sobre Billie en la próxima entrega? Es justo el día de su cumpleaños y...
- ¡No digas más! ¡Te daré el espacio que quieras! ¡Olvídate dle resto de tu trabajo y abócate en eso!
- ¡Gracias, muchas gracias!
 Pasé el resto de la semana preparando la nota sobre Billie. Tenía miedo, ¿le gustaría o le parecería demasiado? Sólo debía esperar. Ya tenía todo terminado y no iba a echarme atrás.
 El día del cumpleaños de Billie llegué a su casa. Mike, Tré, mi cuñada, mis sobrinos, Mick, Jon, Axl y Steven estaban allí. Además de los parientes de Billie, claro. Yo no conocía a ninguno, pero esperaba que él me los presentara.
- ¡Audrey! - dijo abrazándome. - ¡Qué gusto verte! - trató de besarme pero lo detuve.
- Antes quiero que veas mi regalo. - saqué de mi bolso el tomo de Rolling Stone que había sido lanzado ese mismo día.
- ¿Y para qué quiero leer una Rolling Stone? - preguntó extrañado.
- Ábrela, ya verás.
 Al principio no entendía nada, pero cuando vi su foto bien grande y una página dedicada especialmente a él las lágrimas empezaron a caer por sus ojos.
" Bueno, queridos lectores, soy yo, Audrey. En estos últimos meses aprendí muchísimas cosas. La primera es que el corazón siempre se pone antes que cualquier ambición. Aunque nunca antes hayamos tenido una oportunidad, si hay que herir a los sentimientos no vale la pena intentarlo.
 Hace unos meses escribí una nota sobre Billie Joe Armstrong, contando secretos sobre su divorcio y problemas personales. Me comporté como una auténtica tonta, porque Billie pensó que yo lo quería. De hecho, yo lo amaba, pero no me daba cuenta. Él estuvo siempre para mí y yo le fallé.
 Creo que la vida nos da segundas oportunidades, y así fue como descubrí que Billie me había dado un hijo. Siempre tan noble, él me ayudó a afrontar mi embarazo, ¡ya casi estoy de siete meses!
 Este último tiempo ha sido una locura. Me mudé de mi pueblo a Washington convencida por mi hermano, Mike Dirnt, y a partir de ahí todo cambió. Conocí a Billie en profundidad y me enamoré, sólo que no supe cómo manejar todo ese cariño que le tenía.
 Antes de vivir en Washington era una chica orgullosa, que sólo quería ser reconocida por sus propios méritos. La cosa se me fue de las manos y terminé dañando al amor de mi vida. Él quería ayudarme, pero yo me negaba. Creo que en el fondo me preocupaba ser conocida como "la esposa de Billie Joe", ¿pero saben una cosa? Estoy orgullosa de haber conocido a ese hombre, que va a ser el padre de mi hijo o hija, y que siempre me quiso y apoyó.
 Por todo lo que hiciste por mí, Billie, quiero agradecerte. Ya sé que te pedí perdón cientas de veces, pero ahora quiero que el mundo sepa que TE AMO CON TODO MI CORAZÓN, y que nunca voy a volver a herirte. Hoy es tu cumpleaños, y el mejor regalo me pareció declararle mi amor por ti al mundo, para que todos sepan lo mucho que te amo, y que si en el pasado actué como una auténtica perra - perdón, lectores, pero no hay otra palabra -, ahora, en el presente, te amo y nunca voy a dejar de hacerlo"
 Billie no paraba de llorar de la emoción. Yo estaba espectante, quería que me dijera algo. Por fin se calmó y lo hizo.
- Yo también te amo, Audrey, te amo como jamás he amado a nadie - me abrazó y besó con muchísimo amor. Por supuesto que le correspondí el beso, y todos los presentes nos aplaudieron. Sin duda, era el día más feliz de mi vida.
(  F i n  D e l  C a p í t u l o 2  4  )
(  F i n  D e  L a  P r i m e r a  P a r t e  )

~ Restless Heart Syndrome ~ (Billie Joe Fanfic)

~ Capítulo 23: La espera ~

( N a r r a  A u d r e y  )

- ¿Decirme qué? - preguntó abriendo enormemente los ojos. Creo que no había necesidad de que le explicara nada.
- Bueno... antes de que pasara todo esto Billie y yo... eh, éramos... manteníamos una relación.
 A Mike le agarró un ataque de nervios. Me subió forzadamente a su auto y comenzó a manejar a toda furia.
- ¿A dónde vamos? - le dije nerviosa.
- Al apartamento de Billie, ¡quiero una explicación!
 Cuando llegamos Billie nos recibió sorpendidos. Al darse cuenta de la situación no se sintió nada cómodo.
- Mike, puedo explicarte... - empezó a decir.
- ¡No digas nada! ¡Ya me lo imagino todo! ¡Te acostaste con mi hermana!
- ¡Basta, Mike! ¡Él no me obligó, yo también quise acostarme con él!
- ¡¿Y ahora qué van a hacer?! ¡¿Cómo piensan criarlo! ¡Audrey, trabajas todo el día, y Billie, Green Day te demanda mucho tiempo! ¡Son unos inconcientes!
 Billie y yo nos miramos preocupados. Mike tenía razón, nuestras profesiones nos demandaban la mayor parte del tiempo.
- Yo... si Billie está dispuesto, podría dejar el trabajo apenas nazca el bebé.
- ¿Lo harías? - preguntó Billie sorprendido.
- Por supuesto - dije tocándome la panza. - Nuestro hijo nos necesita.
 Billie hizo una sonrisa, y sin dejar de sonreír miró a Mike.
- Debo pedirte que te vayas, Audrey y yo tenemos cosas que arreglar.
 Mi hermano se sorprendió, pero comprendió que lo mejor era que Billie y yo habláramos tranquilos sobre lo que íbamos a hacer con el bebé.
 Una vez que Mike se fue Billie me rodeó con sus brazos y me llenó la cara de besos.
- ¿Y eso? - le pregunté sonriente - ¿A qué se debe?
- A que te amo con todo mi corazón, mi perodista. - esta vez me dio un largo y tirno beso.
- Billie... - le dije apartándome - Espera un poco, tan solo un poco, así puedo demostrarte lo mucho que te amo.
- ¿Qué pasa? ¿Es que no me quieres?
- No, Billie, pero tengo una gran deuda contigo. Sólo espera hasta el día de tu cumpleaños.
- Está bien. - me besó. - Entonces nos vemos en una semana.
- Por supuesto. - le di un beso y me fui. Tenía mucho que escribir.

(  F i n  D e l  C a p í t u l o  2  3  )

~ Restless Heart Syndrome ~ (Billie Joe Fanfic)

~ Capítulo 22: Confesiones ~

 (  N a r r a  A u d r e y  )

 Cuando me quité la máscara comencé a temblar. Nunca había estado tan tensa. Además lloraba y lloraba, no podía parar. Billie me tocó el hombro y me besó la mejilla. Yo me giré para verlo y cuando notó que era yo casi le da un infarto.
- ¿Audrey? - estaba totalmente despecionado. Al parecer tenía expectativas con Jamie Hill. - ¿Fuiste Jamie todo este tiempo?
- Sí, Jackson me lo pidió... - le susurré. - Tengo que decirte algo. - le dije mirándolo a los ojos y tomándolo de las manos. - Sé que no va a ser la noticia más linda de toda tu vida y lo entiendo, porque fui una idiota. En todo este tiempo no he querido hacer otra cosa que no fuera ocultar mis sentimientos por ti, pero ni el mejor trabajo se compara con la más mínima muestra de cariño tuya. Por eso quiero pedirte perdón, así aunque sea podamos estar en paz. - suspiré - Va a ser necesario que nos llevemos bien.
 Billie me secó las lágrimas de los ojos y me miró expectante. Estaba muy confundido, lo notaba.
- Estoy embarazada. - me largué a llorar en sus brazos y lo abracé con todas mis fuerzas. Él se quedó petrificado, pero al poco tiempo comenzó a acariciarme el cabello.
- Audrey, por más que hayamos tenido diferencias, la noticia de un hijo me pone contentísimo. Hace sólo un par de meses te he dicho que sentía que mi vida sin Adrienne perdía su rumbo porque no me veía capaz de sentar cabeza ya nunca más, pero con este bebé... es como un milagro. - se puso a llorar.
- Eres tan bueno. - lo abracé - Lo lamento tanto, fui una idiota.
- Audrey... no quiero que nos obliguemos a estar juntos... pero te pido que nos mantengamos en contacto, ¿de acuerdo?
- Claro que sí. - me separé de él - Voy a ir con Angela, me estará buscando. - le besé la mejilla y le susurré - Yo también te quería, y te sigo queriendo.

 Pasaron los meses y mi estómago seguía creciendo. Billie venía a visitarme a diario para ver cómo estaba y también me acompañaba al médico. Ya estaba de seis meses y con una panza enorme. Angela me daba consejos sobre el embarazo, ya que ella había tenido una niña hacía unos seis años.
 Me sentía feliz, dentro de todo, pero estaba muy arrepentida con Billie. Pronto sería su cumpleaños y tenía que hacer algo para que fuera especial. Mientras pensaba en ello iba caminando por la calle, e inevitablemente me choqué con alguien.
- ¿Mike? - pregunté nerviosa - Hace mucho que no nos vemos...
- ¡Desde lo que le hiciste a Billie! ¡¿En qué rayos estabas...?! Espera, ¿estás embarazada?
- ¿Billie no te lo dijo?
- ¿Billie? ¿Y él por qué debería saberlo?

(  F i n  D e l  C a p í t u l o  2  2  )
~ Capítulo 21: Amores de pasillo ~

 (  N a r r a  B i l l i e  )

- ¡Ahora no puedo hablar! ¡Tengo cosas más importantes que hacer!
 Corrí desdesperadamente detrás del escenario. Necesitaba hablar con Jamie, saber si valía la pena.
 Llegé a un corredor - bastante elegante, parecía un castillo el salón que había elegido la revista - y ahí la vi, con su vestido de novia tajado. Sonreí y la llamé. Ella pareció asustarse, comenzó a correr pero la alcanzé y la tomé del brazo.
- Escucha, sólo quier decirte que desde que te vi no puedo para de pensar en ti, eres sensacional. No sé que me pasa, pero déjame conocerte, si quieres. Quiero que me des una oportunidad, por favor, quítate el antifaz.

(  N a r r a  A u d r e y  )

 ¿Qué demonios haría ahora? Correr no era una opción, iba a alcanzarme de todos modos. Se estaba acercando a mí cuando vi una figura femenina venir hacia nosotros. Adrienne.
- ¡Billie Joe, te pido que vengas conmigo ahora! - estaba furiosa, y me miraba con odio.
 Hay momentos en los que uno no sabe por qué hace las cosas, eso fue lo que me pasó aquella noche. Tomé a Billie por el cuello y comencé a besarlo. Él se sorprendió, pero siguió el beso. Volver a sentir sus labios me hizo sentir como si flotara, me olvidé de todos mis problemas y seguí besándolo. Sus besos eran fantásticos, me derretían. Encima de todo, él movía sus manos en mi cintura de una manera única.
 Cuando escuché que Adrienne se iba me separé de Billie. Lo miré con los ojos llenos de lágrimas y él me abrazó.
- Gracias - me susurró.
 Seguí abrazándolo y comencé a llorar. Me aferraba cada vez más a él como si dependiera de su abrazo para poder sostenerme. Billie me levantó el rostro del mentón y se me quedó mirando a los ojos.
- ¿Quién eres? - susurró - ¿Quién es esa chica que me vuelve tan loco?
 Me separé de él y caminé hasta una de las habitaciones del salón. Lo miré con ojos suplicantes y entré. Él me siguió. Por suerte di con uno de los cuartos matrimoniales. El salón que había alquilado Jackson antiguamente era una especie de hotel de lujo.
 Nos acostamos en la cama y nos besamos a más no podes.
- Quiero saber quien eres - me dijo entre besos.
 Lo tomé del rostro y lo miré a los ojos. Le acaricié la mejilla y me di la vuelta en la cama. Me quité el antifaz. Debía decirle la verdad. Por mi hijo, por nuestro hijo. Ya no me importaba si seguía o no en Rolling Stone, tenía que hacer lo correcto.

(  F i n  D e l  C a p í t u l o  2  1  )

~ Restless Heart Syndrome ~ (Billie Joe Fanfic)

~ Capítulo 20: El aniversario ~

(  N a r r a  B i l l i e  )

 Hoy era el día. Iba a volver a ver a Jamie. Necesitaba verla, era vital para mí. Sin ella no era nada. Puede sonar tonto, porque siquiera le conozco el rostro, pero hay algo en ella que me atrae sobremanera.
 Bajé a la limo y me encontré con Mike y Tré, ellos también estaban invitados a la fiesta.
 - Hoy es tu día, Armstrong, por fin vas a conocer a esa chica tan misteriosa - me dijo Tré guiñándome un ojo.
- Sí, eso espero. - le contesté nervioso.
 Estaba tan emocionado por ver a Jamie que ni siquiera Audrey se pasó por mi mente. Cuando llegué volvieron a amenazarme los paparazzis, pero no les presté atención. Sólo me importaba ella.
 Entramos y nos quedamos charlando con los de siempre: Axl, Steven, Jon y Mick.
- ¿Han visto a Audrey? - preguntó Axl. - Me dijo que debía temrinar mi entrevista cuanto antes.
 Mike, Tré y yo no hicimos comentarios al respecto y dejamos que ellos siguieran hablando de ella.
- Debe estar con Angie charlando - dijo Steven sin darle demasiada importancia - Ya sabes, ellas están llenas de trabajo siempre.
 Casi ni los escuchaba. Primero porque no me interesaba, y segundo porque sólo podía pensar en Jamie. En el momento menos esperado empezaron a bajarse las luces. Por fin.
- Es un placer volver a presentarles a la maravillosa Jamie Hills - dijo Jackson desde el escenario.
 Cuando la vi casi me desmayo. Estaba hermosa. Vestía un antifaz blanco y un vestido de novia tajado. Le quedaba fenomenal y le daba un toque tan hermoso. Ella era hermosa, cada centímetro de su cuerpo era perfecto. Cantó una canción titulada "Just Tonight". Su voz también era perfecta, ¡oh, Dios, tenía que conocerla!
 Se despidió con un gesto en la mano y apenas lo hizo no dudé en ir tras ella. Estaba pasando entre la gente y alguien me llamó por detrás.
- ¡Billie! ¿A dónde vas?
 Adrienne, ¿qué mierda quería?

(  F i n  D e l  C a p í t u l o  2  0  )
~ Capítulo 19: Soledad ~

(  N a r r a  A u d r e y  )

 Pasaban los días y mi cuerpo seguía igual. Rezaba para que no sucediera lo que yo pensaba, pero era evidente. Un día antes de entrar al trabajo fui a una farmacia. Cuando la farmacéutica me preguntó qupe quería me tragué el llanto y traté de ser lo más clara posible.
- Un test de embarazo. - susurré.
 Me lo dio, y apenas llegué al trabajo me hice la prueba. Tenía mi propio baño, así que podía esperar todo el tiempo que quisiera para saber la respuesta. Hacía ya un mes y medio que no menstruaba y la situación era preocupante. Después de tres horas me decidí. Era ahora o nunca.
 Cuando salí del baño, con la prueba en la mano, mis ojos no podían creer lo que veían.

 (  N a r r a  B i l l i e  )

 Estaba manejando tranquilamente cuando suena mi celular. ¿Adrienne? ¿Qué quería?
- ¿Hola?
- ¡Billie, qué alegría escucharte!
- Ah, hola. ¿Qué quieres?
- ¡Vamos, no me hables así! Me enteré que te mudaste a Washington y quería saber si querías quedar conmigo algún día de estos. Creo que nos apresuramos un poco al firmar el divorcio.
- Eh... Addie, no. Yo estaba seguro cuando lo firmé, lo nuestro ya no puede ser, ¡adiós!
 ¿Acaso se ponían de acuerdo para molestarme? Entre Audrey y ella me tenían cansado. Yo no podía pensar en otra que no fuera Jamie, ¿tendría novio? Era tan perfecta, y tenía esa voz tan hermosa. Daría lo que fuera por conocerla. Jackson estaba demasiado ocupado con el aniversario de Rolling Stone dentro de dos semanas como para atenderme. Sabía que iba a invitarme, y seguramente ella estaría allí. Tenía que encontrar la manera de localizarla, haría todo lo posible.
 En efecto, dos días después me llegó la invitación. Esperaba verla con todo mi corazón.

(  N a r r a  A u d r e y  )

- Audrey, cariño, me imagino que te estarás preparando para el aniversario de la revista, Jackson quiere que cantes.
- Claro... no te fallaré... - fueron las únicas palabras que pude pronunciar. Aún sostenía la prueba en mis manos.
- ¿Qué te pasa?
 Dejé la prueba sobre el escritorio y me largué a llorar a sus brazos. Ella me abrazó, por más de que fuera mi jefa en ese tiempo nos habíamos hecho grandes amigas.
- ¿Qué tienes, Audrey? ¿Qué era eso que tenías en la mano?
- ¡Un test de embarazo! -  dije entre sollozos - ¡Estoy embarazada!

(  F i n  D e l  C a p í t u l o  1  9  )

~ Restless Heart Syndrome ~ (Billie Joe Fanfic)

~ Capítulo 18: Problemas ~

(  N a r r a  A u d r e y  )

- Al parecer puedo conservar un trabajo aunque Billie Joe Armstrong no quiera. - le dije con malicia - Y precisamente porque no quiero que me hagas perder el trabajo voy a invitarte a sentar en mi escritorio y que lo más pronto posible me digas para qué viniste.
 Me miró mal y se sentó, yo hice lo mismo y lo miré expectante mientras me tomaba un rico café.
- ¿Y bien?
- Voy a ser directo, necesito saber algo de esa Jamie Hills, ¡no puedo sacarla de mi mente!
 Se me volvió a parar el corazón. ¡¿Por qué estas cosas me pasaban a mí?! Traté de no mostrar mi incomodidad y fui lo más sutil que pude.
- Sinceramente sólo sé que Jackson la contrató para la fiesta de Rolling Stone y que a todo el mundo le encantó... espera, ¿estuviste en la fiesta? - le pregunté extrañada.
- Sí, me invitaron. ¿De verdad que no sabes nada de Hills?
- No, ¿por qué quieres saber de ella?
- Va a sonarte estúpido, pero desde que la vi que no puedo sacarla de mi mente... - se expresión cambió totalmente. - Es como un ángel.
- Billie, esto es morboso, ¿no te parece? Pregúntale a Angela, ella sabrá asesorarte mejor que yo. - me levanté de la silla y le abrí la puerta en señal de que se valla. - La puerta del fondo te llevará a su oficina.
 No dijo ninguna palabra, hasta que pasó al lado mío.
- Yo sí te quería, Audrey. Pero se ve que me equivoqué contigo.
- ¡Basta, Billie! - le dije odiándome a mi misma aunque sea por un segundo - ¡Las cosas se dieron así, olvídate de mí!
 Él se fue de la habitación y yo me derrumbé contra mi silla. La culpa empezaba a venir lentamente. Pero no, basta, no podía sentirme culpable ahora. No iba a recuperar nada... además, comparado con todo lo que tenía ahora no estaba perdiendo mucho, ¿o si?
 Angela le metió el verso a Billie de que no tenía ni idea de quién había conseguido a Jamie Hills, y le dio una charla tan envolvedora que pareció salir contento. Cuando se fue me dijo que me quedara tranquila, porque ni el mismo Jackson se arriesgaría a decirle a Billie la verdadera identidad de Jamie Hills.
 Esa noche cuando llegué a casa sentí un pequeño dolor en el estómago. Por favor, Dios, que sea lo que yo pienso, sino... mi vida estará arruinada.

(  F i n  D e l  C a p í t u l o  1 8  )

~ Restless Heart Syndrome ~ (Billie Joe Fanfic)

~ Capítulo 17: Misterio ~

(  N a r r a  B i l l i e  )

 ¡Dios mío, ese chica era increíble! Necesitaba saber quién era. Jamie Hills, nunca antes la había escuchado nombrar. La busqué después del pequeño concierto que dio pero me dijeron que ya se había ido. Cuando llegué a casa busqué en Internet información sobre ella, pero sólo encontré que se había presentado en el evento de Rolling Stone. ¡Debía ir a la revista! A estas alturas Jackson ya habrá despedido a Aubrey.

(  N a r r a  A u b r e y  )

- ¡Eres una revolución! - exclamó Angela, ahora la llamaba así porque teníamos más confianza - ¡Jackson está más que contento! Ya ni piensa en despedirte... y aunque lo hiciera puedes formar una carrera musical cuando quieras.
- Gracias, Angela - dije sonrojada - Igualmente lo mío es el periodismo, la música lo tomo como pasatiempo. ¿Tendré que volver a aparecer como Jamie Hills?
- Jackson tiene planeado hacer otro evento dentro de un mes, por el aniversario de la revista.
- Bien, no tengo problema en participar. Haré cualquier cosa por permanecer en esta revista.
 Últimamente las cosas me iban de maravilla. Todavía seguía ignorando las llamadas de Mike, pero tenía muchísimos amigos nuevos. Steven Tyler me había presentado a varias personas de su círculo, entre ellas artistas como Bon Jovi y Axl Rose. Jackson y Angela estaban más que encantados con mi nuevo círculo de amigos. De ellos no querían chismes como de Billie, ya eran estrellas clásicas, no iban a meterlas en problemas, pero para las primicias les servía. Además los chicos no tenían problema, es más, como yo era su amiga dejaban que les pregunte cosas para la revista y preferían mil veces que yo los entreviste.
 Salí de la oficina de Angela y comencé mi informe sobre la nueva gira de los Guns N' Roses. Estaba muy concentrada en ello cuando alguien tocó la puerta. Ya tenía mi propia oficina, así que no me quedó otra que atender yo misma. Cuando vi quien estaba allí se me paró el corazón.
- ¿Billie? - susurré - ¿Qué haces aquí?
- Me enviaron aquí, - dijo con un evidente disgusto - no creas que vengo por ti. Es más, pensé que para estas alturas ya ibas a estar despedida.

(  F i n  D e l  C a p í t u l o  1 7  )

~ Restless Heart Syndrome ~ (Billie Joe Fanfic)

~ Capítulo 16: Jamie Hills ~

 (  N a r r a  B i l l i e  )

 No podía creerlo, ¿me estaban invitando a una fiesta de Rolling Stone? Eso sí que era extraño, pero considerando todo el público que les había dado era de esperarse. Seguramente Audrey iba a estar allí... no quería que pensara que no iba por su presencia. No lo pesé dos veces y me separé mi mejor traje. Este fin de semana dejaría bien en claro que no me importa.
 Los días pasaron hasta que llegó la fecha de la fiesta. Mike y Tré fueron conmigo para darme apoyo.
- De verdad que lo siento, amigo. - me dijo Mike - Ya sé que te lo he dicho mil y una veces, pero jamás pensé que Audrey fuera capaz de hacer una cosa así.
- No tienes por qué disculparte, Mike. Tú no has hecho nada.
 Bajamos de la limo y varios paparazzis nos estaban rodeando mientras entrábamos al evento.
- ¡Billie! ¿Es cierto lo que dijo Rolling Stone sobre tu divorcio? - preguntó uno.
- ¿Has consumido algo más de lo que decía la revista? - preguntó otro.
- ¿Cómo toma Green Day tu comportamiento? - ese casi me hace comer el micrófono.
- No vamos a dar declaraciones - dijo Mike bien serio.
 Cuando entramos posamos para un par de fotos delante del banner e inmediatamente pasamos a donde estaba toda la gente. Por suerte Audrey no estaba a la vista. Era extraño que no estuviera, pero me agradaba. Comimos bastantes aperitivos y charlamos con algunos amigos nuestros.
- ¿Sabes algo de Audrey? - le susurró Mike a Steven Tyler.
- ¿Qué Audrey? - le preguntó extrañado.
- La chica que te entrevistó esta semana. ¿No está aquí?
- Ahora que lo dices, no. Es una lástima, me caía muy bien.
 Seven se fue a hablar con unos editores de la revista y los chicos y yo intercambiamos miradas. Entre toda la multitud encontré a Jackson.
- ¡Eh, Jackson! - le grité - ¿Ya la has despedido? No la veo por aquí - le dije vistorioso.
- Eh... no sé donde está, sinceramente, y de su despido no me han informado nada... - se lo notaba apurado - ¡No me pidas que te averigüe ahora que debo presentar a la banda del evento!
- Claro. - le dije insatisfecho con su respuesta. ¿Qué rayos habría pasado con Audrey? Esperaba que la despidieran pronto, maldita perra.
- ¡Buenas noches a todos, Jackson los saluda! Quiero agradecerles a todos por venir a la fiesta de Rolling Stone. Estamos muy contentos de tenerlos a todos aquí, tanto a las estrellas como a nuestros editores, periodistas, diseñadores y todos los que trabajan para hacer que Rolling Stone sea cada vez más grande. Ahora, los dejo con una nueva banda para entretenerlos. ¡Prepárense para conocer a la fantástica Jamie Hill!
 Bajaron las luces y el humo invadió el salón. En el medio del escenario había una chica. No pude verla muy bien, pero se notaba que era linda. Usaba un antifaz negro, el pelo revuelto, una campera de cuero, una remera de los Rolling Stones, unos pantalones ajustados y botas negras. Era realmente hipnotizante.
 Cuando empezó a cantar me quedé impresionado. Su canción se titulaba "Make Me Wanna Die", y era fantástica. Me quedé como tonto mirándola. Era realmente perfecta. Jamie Hills se había robado mi corazón. Ni le presté atención a los músicos, cosa que siempre hacía, Jamie acaparaba toda mi atención.

(  N a r r a  A u d r e y  )

- ¿Qué tal estuve? - le dije a la señorita Dickens sacándome el antifaz y mostrando una sonrisa maliciosa, al igual que ella.
- Estupendamente. Le salvaste el show a Jackson. La banda que había contratado canceló y... bueno, ¡debo reconocer que eres fantástica! Tranquila, no se le cruzará por la mente despedirte por nada del mundo. Además, seamos sinceras, desde que estás en la revista tenemos aún más lectores.

(  F i n  D e l  C a p í t u l o  1 6  )

~ Restless Heart Syndrome ~ (Billie Joe Fanfic)

~ Capítulo 15: Reflexión ~

(  N a r r a  A u d r e y  )

 Estaba en uno de los mejores restaurantes de Wshington esperando por Steven cuando mi celular volvió a sonar. Mike. ¡Qué pesado que era! Hacía ya una semana que venía evitando sus llamados, nada iba a arruinar mi entrevista con Steven Tyler.
 Cuando lo vi entrar apagué mi teléfono inmediatamente y sonreí de oreja a oreja.
- ¡Steven! ¿Cómo estás? - le dije dándole la mano.
- ¡Muy bien, Audrey! Y contento de que me hagas la entrevista. Angela es una buena amiga mía y me dijo que eras muy eficiente.
- Bueno, trato de hacer lo mejor que puedo. - no paraba de sonreír.
 Habremos estado una hora conversando. Él era increíble, sumamente amable y simpático. Hacerle una entrevista fue lo mejor del mundo. No ponía distancia ni tenía aires de superado como otros famosos. Luego de terminar con las preguntas para la revista nos quedamos charlando un rato.
- De verdad admiro tu trabajo. Desde que tengo memoria escucho las canciones de Aerosmith, son fantásticas.
- Gracias. La verdad es que nos esforzamos muchísimo. - se sorprendió un poco - Espera, me está vibrando el celular. - atendió. Al parecer era Angela Dickens. - ¡Hola, Angie! Sí, estoy aquí con Audrey. Ajá, ahora le digo, ¡adiós! - cortó.
- ¿Pasó algo?
- Dice que vayas urgentemente a su oficina.
- ¿No sabes por qué? - le pregunté nerviosa.
- No me dijo nada. Espero que no haya pasado nada malo.
- Yo también. - suspiré.
 Me despedí de Steven y fui hacia la oficina. Tenía miedo de que haya pasado algo con mi empleo. ¿Habría hecho algo mal? Si me llegaban a despedir se me iba a hacer imposible pagar el alquiler de mi nuevo apartamento. No era tan lindo y lujoso como el de Billie, pero para mí sola estaba más que bien.
- ¿Qué pasa? - le pregunté apenas entré a su despacho.
- Tenemos un problema, Audrey, y se llama Billie Joe Armstrong.
- ¿Qué hizo ahora?
- Como te dije, Armstrong te hizo entrar a esta revista. También puede sacarte - dijo bajando la mirada.
- ¡¿Qué?! - se me empezó a llenar el rostro de lágrimas. - ¡No, por favor, no!
- Escucha, yo voy a hacer lo imposible por mantenerte aquí. Eres la mejor periodista que he tenido en los últimos tiempos. No voy a perderte así como así. Sólo debes hacer una cosa para quedarte... y no va a ser fácil...
- ¡¿Qué cosa?! ¡Haré lo que sea, de verdad! - la tomé de las manos y la miré sulpicantemente a los ojos.
- ¿Lo que sea? - preguntó con una sonrisa maliciosa.
- ¡Sí, cualquier cosa!

 (  F i n  D e l  C a p í t u l o  1 5  )

~ Restless Heart Syndrome ~ (Billie Joe Fanfic)

~ Capítulo 14: Venganza ~

(  N a r r a  A u d r e y  )

 Billie era realmente idiota. En las últimas dos semanas me había contado que drogas solía consumir, algunas infracciones que había cometido con su auto y que había tapado con dinero, varias ventajas que tenía por ser famoso y muchos de los conflictos que había tenido con Green Day.
 Hoy era la entrega de la revista, y una parte de mi conciencia estaba preocupada. Billie no dudaría en que fui yo, y eso lo tenía claro, pero aún así conservaba mi lado bueno y una pequeña pizca de cariño por él. Como sea, ya estaba a una cuadra de nuestro apartamento y me preparaba para empacar mis cosas.
 Cuando entré me encontré con Billie sentado en uno de los sofás. Leía la revista detenidamente y ni se inmutó en saludarme.
- ¿Por qué lo has hecho? - sollozó sin dejar de mirar la revista - ¡Confié en ti!
- Yo también confié en ti. - le dije parcamente - Querías que consiga un gran puesto en Rolling Stone, ¡ahí lo tienes! Acaban de ascenderme, felicidades.
- ¡Pero yo lo hice para ayudarte! - se paró y se me puso delante. Tenía los ojos llenos de lágrimas. - ¡¿Qué gano yo con esto?!
- Prensa, ¡todo el mundo vuelve a hablar de ti! - le dije con una sonrisa maliciosa. - Voy a empacar mis cosas, no creo que quieras que siga aquí...
- ¡Quiero que te vayas cuanto antes! - me gritó - ¡No quiero volver a verte nunca más en la vida!
 Fui a mi habitación. Ya tenía más o menos acomodadas las cosas, sabía que iba a echarme. En media hora tuve todo listo. Fui hacia la entrada y Billie estaba allí, apoyado contra la pared, mirando el piso y totalmente fuiroso.
- Adiós - le susurré.
- ¡Vete! - me gritó sin siquiera mirarme. Le di un beso en los labios, creí que era lo justo. Él ni se movió. - ¡Que te vayas!
 Salí del apartamento y la culpa volvió a invadirme. Traté de despejar mi mente y fui hacia el hotel. Me registré por dos noches, esperaba conseguir un lugar donde alquilar antes. Fui hacia mi habitación y me quedé toda la tarde pensativa. Papá, ¿esto está bien? Pareciera que me enviaba una señal, Mike me estaba llamando al celular. Ignoré la llamada y apagué el teléfono.

 (  F i n  D e l  C a p í t u l o  1  4  )

~ Restless Heart Syndrome ~ (Billie Joe Fanfic)

~ Capítulo 13: La verdad ~

(  N a r r a  A u d r e y  )

 Los días con Billie eran hermosos, pero no podía sacar de mi mente a mi trabajo en Rolling Stone. ¿Debía decirle a Billie la verdad? No. Lo conocía y no me daría ningún dato suyo para que lo publique en la revista. Estaba atrapada, sin salida. Lo más seguro era que me despidieran. Me esforzaba al 110% en cada trabajo que me mandaban. Hasta me había ofrecido para ayudar con el diseño de la revista, pero la señorita Dickens no quiso. Ella quería chismes de Billie.
 Ya había pasado una semana y era lunes por la mañana. Angela Dickens me esperaba en su despacho. Estaba lista para ser despedida, aunque me doliera en el alma.
- ¿Me llamó? - le pregunté nerviosa.
- Sí, Audrey, siéntate. - me dijo seria. - ¿Eres conciente de que ya ha pasado una semana y no tengo ningún chisme ardiente sobre Billie Joe?
- Sí, señorita Dickens, lo lamento mucho, es que yo... - me largué a llorar - ¡No puedo decirle por qué, pero no puedo! ¡No puedo exponer la vida de Billie así!
- Entiendo que lo quieras, después de lo que hizo por ti... - susurró.
- No entiendo, ¿qué cosa?
- ¿Cómo? ¿No lo sabías? - dijo haciéndose la desentendida. Sabía que ella tramaba algo. - Estás trabajando aquí por recomendación de Billie Joe. Entiendo que te sientas agradecida con él, pero debe entender que...
- ¡¿Qué?! ¡Yo me gané este puesto! Si bien es extraño que me hayan contratado tan pronto para esta puesto pienso que...
- ¡Audrey! ¿No lo sabías? Bueno, debes sentirte agradecida con él, ¿no?
- Señorita Dickens, mañana tendrá la mejor nota sobre los secretos de Billie Joe Armstrong. No voy a defraudarla.
- Así me gusta. - me dio la mano - Ahora ven conmigo, voy a presentarte a Steven Tyler. Si no me fallas la próxima entrevista vas a hacérsela tu. - me guiñó un ojo.
 Iba a matar a Billie. Todo el amor que alguna vez sentí por él se tapó por una nube llena de odio. Pero no dabía apresurarme. Ser la novia de Billie iba a ayudarme muchísimo a hacerlo confesar.
 Cuando llegué a casa tuve que hacer el mayor esfuerzo del mundo para saludar a Billie. Luego pensé en la entrevista con Steven Tyler y las miles de oportunidades como esa que tendría gracias a mi esfuerzo. Me acerqué hasta él y le di un beso lleno de pasión.
- ¿Vamos a la cama? Hoy no tengo ganas de cenar - le dije al oído.
- Me encanta cuando te pones así.
 Me alzó y pasamos las siguientes tres horas encerrados en su habitación. Sabía que a Billie le encantaba charlar después de hacer el amor, así que era mi oportunidad.
- Billie, nunca me dijiste la causa principal por la que Adrienne y tú pelearon - le dije mientras le acariciaba el pecho - ¿Te hizo algo malo? - le di un beso.
- Eh... no, bah, sí. Nunca voy a perdonármelo, las cosas ya estaban mal, pero eso fue lo que culminó todo. Llegué borracho de un ensayo con los chicos y ella me reclamó. No paraba de gritarme y yo sólo escuchaba sus chillidos. No me di cuenta de lo que hice y le pegué. De verdad que no fue mi intención...
- Cosita... - le llené el rostro de pequeños besos - Tú serías incapaz de hacer algo así. - lo seguía acariciando y besando, así no sospechaba. - Yo que ella te hubiera perdonado.
- Es que tú eres fantástica. - me tomó de la cintura y seguimos con nuestra noche de pasión.
 No puedo decir que no me gustó pasar la noche con Billie, pero no podía perdonarle lo que había hecho. No iba a hablar con Mike al respecto, ni siquiera sabía que Armstrong y yo teníamos una relación.
 Afortunadamente me desperté antes que Billie. Me preparé rápidamente y entré a la oficina con una sonrisa de oreja a oreja.
- ¡Audrey, te veo contenta! ¿Tienes lo que te pedí?
- ¡Por supuesto! ¡Te tengo un notición!

(  F i n  D e l  C a p í t u l o  1 3  )

~ Restless Heart Syndrome ~ (Billie Joe Fanfic)

~ Capítulo 12: Amor ~

(  N a r r a  A u d r e y  )

 Desperté en los brazos de Billie. Era tan cálido. Levanté la vista y pude notar que él ya estaba despierto.
- ¿No tienes que ir a trabajar? - me susurró.
- Hoy no, es sábado. - le dije bostezando.
 Nos quedamos mirando como quince minutos, sin emitir una sola palabra, felices de tenernos el uno al otro.
- Audrey... - susurró - Te quiero, te quiero y mucho.
- Yo también te quiero, Billie. - lo abracé.
- Audrey, te prometo que lo de ayer no va a volver a repetirse nunca, yo estaba borracho y... - me tomó de la mano - Y teniéndote a ti no necesito a nadie más para ser feliz.
- Lo imaginé, conociéndote a la primera foto hubieras abandonado el club al instante.
 Me quedé abrazada a Billie un rato más. Me sentía tan culpable, él ni se imaginaba en lo que tenía pensado hacer para poder tener un cargo más importante en Rolling Stone. Igualmente, eso había quedado en el pasado. No quería herir a Billie, él era todo para mí. La señorita Dickens tendría que encontrarse otro informante, yo no iba a participar de semejante atrocidad.
 Pasamos el resto del fin de semana pasando juntos cada minuto que podíamos. Billie era el novio perfecto, nunca me había sentido así con nadie. Además nos entendíamos muy bien. A Billie se le había muerto su padre, y a mí el mío. Mi papá era el padrastro de Mike, murió cuando yo tenía dos años. Desde entonces viví siempre con mi abuela, hasta que cumplí los 21. Aunque Mike y yo no fuéramos hermanos de sangre, él siempre me visitaba y nuestra relación sigue.
 El domingo en la noche, Billie y yo no le hicimos caso a mis horarios de trabajo y tuvimos sexo hasta la madrugada. Cuando llegó la hora de levantarme él comenzó a regar que me quede.
- Por favor - me susurró - Quédate conmigo, no voy a dejar que te vallas - me abrazó tan tiernamente que consideré quedarme en la cama.
- No, Billie. - le dije apartándolo - Tengo que ir a trabajar.
 Le di un beso y me cambié y tomé un desayuno rápido. Cuando llegué a la oficina, las cosas estaban más tensas de lo que esperaba.
- ¿Todo el fin de semana y nada? ¡Audrey, esto es una despeción! ¡¿Estás segura que mereces trabajar aquí?!
- Sí, señorita Dickens, pero entienda que no puedo seguir al hombre como si fuera una detective. Él está en su apartamento y yo en el mío.
- Como digas, sólo espero que trates de conseguirme algo antes de la próxima semana.

(  F i n  D e l  C a p í t u l o  1 2  )

lunes, 26 de diciembre de 2011

~ Restless Heart Syndrome ~ (Billie Joe Fanfic)

~ Capítulo 11: La sorpresa ~

(  N a r r a  A u d r e y  )

 Era lo más dulce que vi en toda mi vida. La mesa de madera de la cocina estaba con un ramo de rosas en un florero en el centro, y pequeñas rosas esparcidas tanto en la mesa como en el suelo. Las luces estaban tenues y Billie sostenía una botella de champagne en sus manos.
- Es sólo para agradecerte todo lo que haces por mí, no puedo hacer más.
- Pero Billie... esto es muy... ¿romántico?
- Sí, - me susurró - te quiero.
- Billie, apenas nos conocemos. Además eres más grande que yo...
- No me importa - dejó el champagne en la mesa y me tomó de la cintura - Sólo quiero hacerte feliz.
- Sigo pensando que es demasiado pronto - dije tratando de imponer seriedad, aunque no podía. Sus enormes ojos verdes me derretían.
 Billie sonrió y me atrajo hacia él. Posó sus labios en los míos y los besó suavemente. Yo no me resistí, Billie era realmente hermoso. Comenzó a besarlos con más pasión, hasta que tuvimos que parar si no queríamos llegar a instancias mayores.
- Preparé pasta, ¿te gusta?
- ¡Claro! Pensé que ibas a pedir unas pizzas. No sabía que cocinaras.
- Cocino, no digo que bien, pero cocino.
 En verdad, la pasta de Billie no estaba bien, la verdad es que era asquerosa, pero el hecho de que él la hubiera cocinado la hacía perfecta.
- Mike y Tré ya no están enojados, dicen que ya tienes bastante con todo el escándalo de tus amiguitas de los clubes.
- Genial, un problema menos. - suspiró. Comenzó a mirarme intensamente a los ojos - Aubrey, yo no soy de frecuentar esos ambienes, créeme, quiero que confíes en mí.
- Ni había pensado en eso... - susurré. Me quedé mirando fijamente mi plato. - No lo sé, Billie. ¿Cómo puedes demostrarme que no vas a engañarme?
- Así. - se levantó y me tomó entre sus brazos. Volvió a besarme tan apasionadamente como hasta hace un momento. Me cargó hasta su habitación e hicimos el amor.
 Al principio, se notaba que dudábamos de si hacerlo o no, por más que no parábamos de besarnos, pero a medida que la pasión aumentaba nuestras preocupaciones se iban ahuyentando. Billie era muy suave y cariñosos conmigo y podía percibir su amor. Yo también lo quería, lo quería muchísimo. Por eso había estado preocupada la noche anterior y me había molestado lo de Katie. Por suerte yo no era una prostituta, y estaba con Billie porque él me quería.
 Pasamos toda la noche haciéndolo y haciéndolo. De verdad era increíble, a Adrienne le habrá dolido dejarlo, o al menos a su organismo. Dejé de pensar en ella y me concentré en lo importante: Billie y sus tatuajes sexys.

(  F i n  D e l  C a p í t u l o  1 1  )

~ Restless Heart Syndrome ~ (Billie Joe Fanfic)

~ Capítulo 10: Malas Intenciones ~

(  N a r r a  A u d r e y  )

- ¿Le gusta mi informe, señorita Dickens?
- ¡Fantástico! ¡Perfecto y conciso! ¡Así me gusta, Aubrey!
 Me daba algo de lástima por Billie, pero era mi trabajo y debía cumplirlo. Además mi plan recién comenzaba. Debía dejar mis sentimientos de lado y pensar en mi carrera. Billie estaría rodeado de éxito siempre, yo no.
 Llegué al apartamento y me encontré con Billie sentado en uno de los sofás. Se lo veía mucho mejor, se notaba que hacía unos minutos se había bañado.
- ¡Hola, Joe! - le dije alegremente - ¡Tu escándalo me dejó un bonito trabajo hoy! - le dije sarcásticamente.
- ¿Tuviste que escribir sobre mí? - preguntó algo triste.
- Sí, pero me limité a escribir lo que había dicho la prensa, sólo que le puse más énfasis y misterio. Nunca haría nada para perjudicarte, eres el mejor amigo de mi hermano - Billie se creyó mi mentira.
- ¿Quieres cenar algo en especial?
- No, has o pide, o si quieres yo cocino lo que se te plazca. - le di un beso en la mejilla.
 Entré en mi habitación y me dejé caer sobre la cama. ¿Seducía a Billie por fama o porque de verdad me gustaba? Estaba demasiado confundida como para darme cuenta. Me cambié de ropa y me puse cómoda. Volví al salón y Billie seguía en el sofá deprimido. De todo corazón me acerqué a él y lo abracé.
- ¿Te sientes bien? - le susurré.
- No, Audrey, no. La gente creerá que yo era así cuando estaba con Adrienne, ¡imagínate! Yo nunca le fui infiel, al menos no mientras nos llevábamos bien, pero nunca había estado con tantas chicas a la vez. ¡Y todas esas fotos! ¡Me molesta tanto!
- Tranquilo, es el precio de la fama, Billie. Dentro de un par de meses todos lo olvidarán.
- No, acabo de defraudar a mi público. ¿Qué sentirías si tu ídolo o ídola apareciera en semejantes fotos?
- Bueno... acemptaría que mi ídolo es una persona como cualquier otra y que tiene derecho de divertirse...
- ¡Sí, Aubrey, pero yo ya tengo casi cuarenta años! Si tuviera veinte la gente pensaría hasta que soy cool, pero estuve con chicas que aparentaban tener menos de veinte años, ¿y si eran menores? ¡Aubrey, no sé qué hacer!
- Relájate, vayamos a lo principal, ¿ya hablaste con Mike y Tré?
- Lo intenté, pero no quieren ni escucharme. - suspiró.
- Iré a hablar con ellos, ve pidiendo unas pizzas. - le di otro beso en la mejilla y fui a hablar con Mike.

(  N a r r a  B i l l i e  )

 Aubrey era tan buena conmigo. Seguramente estaría agradecida por vivir conmigo. Si no fuera por ella no sabría ni qué hice anoche. No dio más imformación sobre mi aventura con esa tal Katie y trató de ser lo más sutil posible para conservar su empleo y no herir a mi carrera. Ahora iba a arreglar las cosas entre yo y los chicos, ¿podía pedirle algo más? Debía agradecerle de alguna manera.
 Dos horas después Aubrey entró en la cocina.
- Billie, ya he hablado con ambos. Además me he dado un baño, por eso tardé tanto... ¡¿Qué es todo esto?!

(  F i n  D e l  C a p í t u l o  1 0  )

~ Restless Heart Syndrome ~ (Billie Joe Fanfic)

~ Capítulo 9: Confundida ~

(  N a r r a  B i l l i e  )

 ¿Qué rayos hacía en esa habitación? Además con todas esas sábanas revueltas. ¿Acaso Audrey y yo habíamos...? ¡Oh, no, Mike me mataría! Corrí a la habitación de Audrey la vi guardando cosas en su bolso, debían ser las nueve, ella se preparaba para ir al trabajo a esa hora.
- ¡Audrey! ¡Qué suerte que te encuentro!
- ¿Qué te pasa, Billie? Pareces estar desesperado. - me preguntó bastante extrañada. - Katie se fue hace media hora, dijo que te diga que la pasó muy bien contigo - me guiñó un ojo.
- ¿Quién mierda es Katie?
- Según pude averiguar la prostituta con la que te acostaste anoche. Lo único que voy a pedirte es que la próxima vez usen otra habitación, ¡no me dejaban dormir con todos esos gritos! - largó una risita traviesa - Pero bueno, ahora debes preocuparte por Mike y Tré, estaban totalmente enfurecidos porque ayer faltaste al ensayo.
- ¿Si te digo que no recuerdo nada me lo crees?
- Eh, Billie, llego tarde al trabajo, cuídate y trata de no meterte en problemas, ¿si? - me dio un beso en la mejilla y se fue.
 Me quedé pensativo un rato. Ni me acordaba de lo que había hecho con aquella chica, ¿pretendían que me acordara del ensayo? Tenía que arreglar las cosas con los chicos, pero antes me tomaría una aspirina, la cabeza se me partía en dos.

(  N a r r a  A u d r e y  )

 Billie Joe, eres un estúpido. Me hiciste pensar que estaba rehaciendo tu vida y al final era eso, ¿una simple prostituta? Jaja, la tal Katie se sorprendió al ver mi cara de felicidad cuando me dijo que se dedicaba a la prostitución. Con razón, otra opción no había. Si yo y Billie hubieramos hecho eso me habría quedado toda la mañana con él... ¡¿Qué mierda estoy diciendo?! Bueno, lo importante es que no volverá a verla nunca más en su vida.
- ¡Aubrey te necesito enseguida! ¡Prepárate a escribir un informe sobre Billie Joe Armstrong para la próxima entrega! - así me recibió la señorita Dickens cuando entré.
- ¿Billie Joe Armstrong? - pregunté sorprendida.
- Sí, el cantante de Green Day. ¡Ha sucedido un escándalo!
- ¿Que pasó?
- ¡Esto! - prendió la televisión. MTV y sus chismes diarios.
"Billie Joe fue sorprendido en el día de ayer en varios clubes, y nos han llegado fotos de él con varias chicas... ¿cómo decirlo? Cariñosas. Los presentes afirman que Billie estaba borracho la mayor parte del tiempo y que..."
 Oh, Armstrong, cuando llegue a casa voy a matarte. La señorita Dickens percibió mi mirada de odio y me miró con una sonrisa maliciosa.
- Vives en el mismo apartamento que Armstrong, ¿verdad?
- Sí, - tartamudeé - ¿cómo lo sabe?
- Como tu jefa spe todo sobre ti, y aquí todos conocemos el domicilio de Armstrong. ¿Crees que puedes obtener información sobre lo que hace?
- Yo... bueno, no es como si viviéramos en el mismo departamento, sólo en el mismo edificio. - mentí nerviosa. - Veré que puedo hacer, pero no le prometo nada.
- Bien, Aubrey, confío en ti. Ahora, ponte a escribir un informe sobre este sexópata. - la señorita Dickens se fue a su oficina y me dejó trabajando en el informe.
 Fui astuta y hablé solamente del material que había salido a la luz en la prensa. No iba a decir que se perdió un ensayo de Green Day por verse con muchachas sin dignidad. Si llegaba a irme de tema escribiendo Billie iba a echarme de su casa, y con toda razón. Yo tenía que pasarle datos a la señorita Dickens. Billie iba a ser mi primer escalón en mi escalera a la fama, y nada ni nadie iba a detenerme.

(  F i n  D e l  C a p í t u l o  9  )